Escribir… a pesar de todo


10_old_hand_writing

Recientemente, por azares de la vida, he conocido a Antonio, un hombre toledano de 82 años, gran aficionado a la lectura. He podido escuchar muchas historias de su vida, marcadas por una infancia humilde en España y una juventud aventurera trabajando en Ginebra con su esposa Carmen. Sin embargo, el gran secreto de Antonio es que ha sido capaz de plasmar todas esas vivencias en un libro de casi 90 páginas, nada más y nada menos que a los 80 años.

Puedo decir sin tapujos que se trata de una joya literaria, llena como él mismo dice “de faltas y borrones”, pero llena de momentos maravillosos que han ido saliendo de su todavía viva memoria, llena de emociones, sentimientos, llena de toda una vida.

Antonio no tiene máquina de escribir ni ordenador, pero eso no le ha impedido escribir, de su puño y letra, a lo largo de 9 meses, todos los momentos, buenos y malos, que han marcado su vida. Tampoco han podido encuadernarlo en la imprenta porque no había dejado suficiente margen, pero eso tampoco le ha impedido quitarle las tapas a un viejo libro, para ponérselas al suyo.

El libro comienza con una pequeña introducción en la que puede leerse: “si lo empiezo, me gustaría poder terminarlo”, algo que ha conseguido y que, aunque hace poco que conozco a Antonio, me hace sentir profundamente orgullosa de él.

Una vez más, la lectura y la escritura vuelven a regalarnos estos momentos en los que todo parece posible. No importa si está mejor o peor escrito, si hay más o menos faltas de ortografía o si tan sólo van a leernos unas cuantas personas. Lo que importa son las ganas de escribir, de contar al mundo lo que sentimos, lo que nos gusta, lo que nos da miedo o lo que nos hace felices.

Quizás si inculcamos en nuestros niños el amor por la lectura y la escritura, cuando sean mayores escriban un libro como el de Antonio. No hará falta que sean grandes escritores de pluma prodigiosa, simplemente serán personas que han leído tantas tantas historias en los libros que finalmente, se deciden, por qué no, a contar la suya.

Susana Martín

Periodista y bloguera

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *