Amigo invisible, libro invisible


15992464081_f4ee641353_z

Todos alguna vez hemos participado en el juego del amigo invisible, en el que un grupo de personas se intercambia regalos sin que se sepa quién ha regalado a quién. Pues bien, esta semana hemos hecho el amigo invisible en mi empresa, algo muy típico en estas fechas que suele crear vínculos entre los compañeros, aunque algunas veces no todos quedan contentos con el “regalito” que le hace ese compañero de sección que es un poco desastre y se presenta con una caja de dulces para un diabético o unas flores para una alérgica al polen.

Por lo que os cuento esto hoy es porque ha habido algo que me ha sorprendido mucho. Éramos 20 participantes, es decir, había 20 paquetitos con su papel bonito y su lazo para abrir. La primera yo, por aquello de ser la nueva: un monedero precioso y un libro sobre cómo vivir la vida con pasión y entusiasmo. No podía estar más contenta, un caprichito para llevar en el bolso y un libro para sustituir al que ya tengo casi en las últimas en la mesita de noche.

Después de mí comenzaron mis compañeros: bufandas, gorros, pijamas, pulseras, billeteras…todo muy útil y muy bonito. Pero ni rastro de más libros. Ni uno. Cero. Ya sé que estás pensando que un libro es un regalo muy manido y poco original, sin embargo, en ningún regalo, por caro que sea, podrás regalar amor, aventuras, suspense, pasión, emoción, Historia, diversión… no hay nada igual.

Llega la Navidad y rompo una lanza a favor de los libros como regalo maravilloso y especial, también para los niños que empiezan sus vacaciones navideñas y seguro que están encantados de dedicar un ratito a leer alguna historia especial que les hayan traído Sus Majestades de Oriente.

Así que ya sabéis, si no habéis escrito vuestra carta, aún estáis a tiempo de pedir ese libro que os morís de ganas por leer. Nosotros ya hemos enviado la nuestra, llena de buenos deseos para todos y cada uno de los seguidores de Quijote 360, deseando que el 2015 os traiga felicidad, paz, amor y muchas historias bellas por leer, escribir… y vivir.

¡Feliz Navidad!

Susana Martín

Periodista y bloguera

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *